Cómo los radicales libres dañan el cuerpo

Los berlineses disfrutan del clima soleado de primavera

Los radicales libres son moléculas inestables que pueden dañar las células de su cuerpo. Se forman cuando los átomos o las moléculas ganan o pierden electrones. A menudo ocurren como resultado de procesos metabólicos normales. Por ejemplo, cuando su cuerpo usa oxígeno, crea radicales libres como subproducto y el daño causado por esos radicales libres se llama "estrés oxidativo".

Pero tu metabolismo no es el único culpable. También puede estar expuesto a los radicales libres que provienen de diversas fuentes ambientales, como la radiación, las drogas, los pesticidas, los solventes, el humo del cigarrillo y otros contaminantes.

¿Por qué los radicales libres son tan malos?

Cuando eres joven y saludable, tu cuerpo hace un buen trabajo al tratar con estos radicales libres, y ni siquiera notas nada. Pero, si no come bien, fuma o está expuesto a muchas fuentes ambientales de radicales libres, su riesgo de daño celular y orgánico aumenta. Ah, y el envejecimiento también afecta a su sistema de defensa contra los radicales libres.

Los radicales libres dañan las células con el tiempo, por lo que eventualmente cualquier órgano al que pertenezcan esas células no funcionará tan bien como debería. Por ejemplo, un tejido conectivo llamado colágeno se debilita con la exposición a los radicales libres y, como resultado, su piel presenta más arrugas. Además, las paredes de las arterias pueden dañarse y la acumulación de placas de colesterol, lo que puede reducir el flujo sanguíneo al corazón, el cerebro y otros órganos, o causar coágulos sanguíneos. 

La exposición excesiva a los radicales libres se asocia con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas y cáncer. Tomar medidas para evitar la exposición a los radicales libres y aumentar sus defensas antioxidantes puede ayudar a reducir su riesgo.

Que cubre la química y la salud, entonces, ¿qué tiene que ver la nutrición con ella? 

Comer alimentos saludables, especialmente frutas y verduras coloridas, puede ayudar a combatir parte del daño causado por los radicales libres. Los nutrientes como la vitamina C, el betacaroteno, el selenio y la  vitamina E  pueden ayudar a prevenir o reducir el daño causado por los radicales libres, por lo que se llaman antioxidantes. Estos nutrientes se encuentran en una variedad de alimentos, pero son más altos en fuentes vegetales. Por lo tanto, esa puede ser una de las razones por las cuales una dieta rica en frutas y verduras es tan importante para su salud.

De hecho, los estudios muestran que una dieta rica en antioxidantes  está asociada con una mejor salud. Por supuesto, hay otras razones por las cuales las personas que tienen una alta ingesta de antioxidantes podrían tener una mejor salud. Por ejemplo, las personas que comen de manera saludable también tienden a ser más activas físicamente y más propensas a mantener una ingesta calórica adecuada. 

¿Pueden los suplementos dietéticos combatir los radicales libres?

Hay tantos suplementos dietéticos que dicen ser antioxidantes porque están hechos de nutrientes o extractos de plantas que han demostrado actividad antioxidante en un laboratorio. Pero, aunque comer alimentos ricos en antioxidantes parece ser beneficioso, tomar suplementos antioxidantes no parece ofrecer los mismos beneficios, excepto en casos excepcionales. Al igual que la combinación de luteína, zeaxantina y otros nutrientes que pueden retrasar la progresión de la degeneración macular, que es la principal causa de ceguera en los ancianos.

Aunque los suplementos antioxidantes generalmente se consideran seguros, algunos estudios de investigación sugieren que tomar ciertos suplementos antioxidantes puede hacer más daño que bien, que no es lo que desea si está tratando de mantenerse o mantenerse saludable. Por lo tanto, en lugar de gastar dinero en suplementos dietéticos caros, probablemente sea mejor comprar más frutas, verduras y otros alimentos saludables.