Los beneficios de levantar pesas para las mujeres

Mujer levantando pesas en casa

Aumentar y mantener una masa muscular adecuada es una de las mejores maneras de mantener a raya la grasa corporal y mejorar el estado físico general, especialmente a medida que envejece. El ejercicio de resistencia, como levantar pesas, es la mejor manera de desarrollar masa muscular. Aún así, el número de mujeres que realmente participan en cualquier entrenamiento formal o consistente de entrenamiento con pesas es extremadamente bajo. Las mujeres que hacen ejercicio pasan la mayor parte de su tiempo en el gimnasio haciendo ejercicio cardiovascular. Sean cuales sean sus razones para evitar el peso, si es mujer, aquí hay 10 razones por las que debe tomarse en serio el entrenamiento de fuerza.

Por qué las mujeres deberían levantar pesas

Si no está interesado en ir a un gimnasio, aún puede hacer un buen entrenamiento de levantamiento de pesas en casa con un equipo muy básico que incluye pesas o pesas rusas.

Serás físicamente más fuerte: aumentar tu fuerza te hará mucho menos dependiente de otros para recibir ayuda en la vida diaria. Las tareas serán más fáciles, levantar niños, comprar alimentos y lavar la ropa ya no lo empujará al máximo. Si aumenta su fuerza máxima, las tareas diarias y el ejercicio de rutina serán mucho menos fatigosos y mucho menos propensos a causar lesiones.

Los estudios de investigación concluyen que incluso el entrenamiento con pesas moderado puede aumentar la fuerza de una mujer en un 30 por ciento a 50 por ciento. La investigación también muestra que las mujeres pueden desarrollar su fuerza al mismo ritmo que los hombres.

Perderá grasa corporal: los estudios realizados por Wayne Westcott, Ph.D., del South Shore YMCA en Quincy, Massachusetts, encontraron que la mujer promedio que entrena dos o tres veces por semana durante dos meses ganará casi dos libras de muscular y perderá 3.5 libras de grasa. A medida que aumenta su músculo magro , también lo hace su metabolismo en reposo, lo que le permite quemar más calorías durante el día.

Obtendrá fuerza sin volumen: las mujeres generalmente no desarrollan músculos grandes a partir del entrenamiento de fuerza, porque en comparación con los hombres, las mujeres tienen de 10 a 30 veces menos de las hormonas que causan la hipertrofia muscular. El entrenamiento con pesas no te hace voluminoso; el exceso de grasa corporal lo hace.

Disminuye su riesgo de osteoporosis: el entrenamiento con pesas puede aumentar la densidad mineral del hueso espinal (y mejorar el modelado óseo). Esto, junto con una cantidad adecuada de calcio en la dieta, puede ser la mejor defensa de una mujer contra la osteoporosis.

Mejorará su rendimiento atlético: el entrenamiento de fuerza mejora la capacidad atlética. Los golfistas pueden aumentar significativamente su poder de conducción. Los ciclistas pueden continuar por períodos más largos con menos fatiga. Los esquiadores mejoran la técnica y reducen las lesiones.

Independientemente del deporte que practique, se ha demostrado que el entrenamiento de fuerza mejora el rendimiento general y disminuye el riesgo de lesiones .

Reducirá su riesgo de lesiones, dolor de espalda y artritis: el entrenamiento de fuerza no solo desarrolla músculos más fuertes sino que también construye tejidos conectivos más fuertes y aumenta la estabilidad de las articulaciones. Esto actúa como refuerzo para las articulaciones y ayuda a prevenir lesiones. Fortalecer los músculos de los glúteos puede ayudar a eliminar o aliviar el dolor lumbar y de rodilla. El entrenamiento con pesas puede aliviar el dolor de la osteoartritis y fortalecer las articulaciones.

Reducirá su riesgo de enfermedad cardíaca: el entrenamiento con pesas puede mejorar la salud cardiovascular de varias maneras, incluida la reducción del colesterol LDL ("malo"), el aumento del colesterol HDL ("bueno") y la presión arterial. Cuando se agrega ejercicio cardiovascular, estos beneficios se maximizan.

Reducirá su riesgo de diabetes: el entrenamiento con pesas puede mejorar la forma en que el cuerpo procesa el azúcar, lo que puede reducir el riesgo de diabetes. La diabetes tipo 2 (a veces conocida como diabetes "adulta") es un problema creciente para mujeres y hombres.

Nunca es demasiado tarde para beneficiarse: las mujeres de entre 70 y 80 años han desarrollado una fuerza significativa a través del entrenamiento con pesas y los estudios muestran que las mejoras de fuerza son posibles a cualquier edad. Es vital que las mujeres desarrollen y mantengan la fuerza a medida que envejecen para evitar lesiones y evitar la pérdida ósea y la osteoporosis. El entrenamiento de fuerza no solo fortalece los músculos, sino también los huesos que los sostienen. Sin embargo, tenga en cuenta que un profesional de entrenamiento de fuerza siempre debe supervisar a los participantes mayores.

Mejorará su actitud y luchará contra la depresión: el entrenamiento de fuerza (y el ejercicio en general) disminuye la depresión porque el acto de ejercicio produce neurotransmisores que mejoran el estado de ánimo, como endorfinas, dopamina, norepinefrina y serotonina. Además, las mujeres que entrenan con fuerza comúnmente informan sentirse más seguras y capaces como resultado de su programa, todos factores importantes para combatir la depresión.