Cómo prevenir, identificar y tratar una fractura por estrés

Lesión en el tobillo. Corredor femenino con una lesión en el tobillo.

Las fracturas por estrés son pequeñas grietas en la superficie de un hueso que se producen como resultado del uso repetitivo. Ocurren con mayor frecuencia en la parte inferior de la pierna o el pie. Se consideran una lesión grave por uso excesivo, pero a menudo se pueden prevenir si tiene cuidado al aumentar su distancia e intensidad de carrera.

Síntomas de fracturas por estrés

Notarás dolor muscular gradual, rigidez y dolor en el hueso afectado. El dolor, la sensibilidad y, a veces, la hinchazón están en un lugar específico y empeoran con el tiempo. A diferencia de algunos dolores al correr, el dolor se mantiene igual o empeora, incluso después de haber calentado. El diagnóstico temprano es crítico porque la lesión puede empeorar y eventualmente convertirse en una fractura completa del hueso.

Causas de las fracturas por estrés

Las fracturas por estrés ocurren con mayor frecuencia cuando los corredores aumentan la intensidad y el volumen de su entrenamiento durante varias semanas a unos pocos meses. Una escasez de calcio que puede conducir a huesos debilitados, o un defecto biomecánico, ya sea en su estilo de carrera o en la estructura de su cuerpo, que puede conducir a poner demasiado estrés en cierta parte del cuerpo, también puede contribuir a la lesión. Las fracturas por estrés comunes en los corredores ocurren en la tibia (el hueso interno y más grande de la pierna debajo de la rodilla), el fémur (hueso del muslo), el sacro (el hueso triangular en la base de la columna vertebral) y los huesos metatarsianos (pie).

Prevención de fracturas por estrés

Asegúrate de llevar los zapatos adecuados para tu pie y estilo de carrera. Obtenga un análisis de la marcha en una tienda en funcionamiento. Reemplace sus zapatos cada 300 a 400 millas para asegurarse de que no esté usando zapatos gastados. No aumente su kilometraje semanal en más del 10% cada semana. Si está entrenando para una carrera de larga distancia, baje en su kilometraje semanal general cada 3 a 4 semanas para darle un descanso a su cuerpo. Tómese días libres para correr y hacer cross train para evitar poner demasiado estrés en ciertas áreas de su cuerpo.

Asegúrese de hacer un calentamiento adecuado, trotar o caminar lentamente durante cinco minutos y ejercicios de calentamiento antes de comenzar a correr. Termina con una carrera fácil de enfriamiento durante cinco minutos y estira .

Coma una dieta sana y equilibrada y asegúrese de obtener suficiente calcio y vitamina D (necesaria para la absorción de calcio). Hable con un médico acerca de si debe tomar algún suplemento. Evitar las bebidas gaseosas, el alcohol y el tabaco ayuda a reducir el riesgo de baja densidad mineral ósea.

Fortalecer los músculos alrededor de los huesos puede mantenerlos lo suficientemente fuertes como para evitar fracturas por estrés. Debido a que la tibia (espinilla) es el sitio más común de fracturas por estrés, asegúrate de fortalecer los músculos de la espinilla y las pantorrillas haciendo ejercicios simples, como elevar los dedos de los pies y los talones .

Tratamiento de fracturas por estrés

Si tiene síntomas de una fractura por estrés, debe dejar de correr de inmediato y consultar a un médico. Pueden realizar una radiografía que puede mostrar una grieta. Sin embargo, las fracturas por estrés a veces no aparecen en una radiografía, por lo que puede ser necesario realizar una exploración ósea para el diagnóstico. Tenga en cuenta que necesita obtener un diagnóstico adecuado para una fractura por estrés; no intentes autodiagnosticarte.

Es probable que su lesión lo mantenga alejado de las carreteras durante aproximadamente seis semanas y, según la gravedad de la fractura por estrés, es posible que necesite un yeso. No pierda el tiempo con una fractura por estrés, no es el tipo de lesión que puede atravesar. Es grave y podría empeorar si continúa corriendo. El descanso, los antiinflamatorios, el estiramiento y el fortalecimiento muscular son tratamientos recomendados. El entrenamiento cruzado y la carrera de agua son alternativas posibles a correr mientras te estás recuperando. Asegúrese de comer una dieta nutritiva, ya que una nutrición inadecuada, especialmente la falta de calcio, puede retrasar la curación.