Ejercicios de estabilidad conjunta para rehabilitación de lesiones

hombres y mujeres haciendo ejercicios de equilibrio y resistencia en el gimnasio

Después de una lesión, es esencial que las articulaciones vuelvan al funcionamiento y soporte adecuados. Un buen programa de rehabilitación incluirá ejercicios dirigidos a la estabilidad articular. Esto es más importante después de una lesión en la extremidad inferior, donde se necesita una actividad diaria que soporte peso, como caminar.

Estabilidad articular para lesiones en la parte inferior del cuerpo

El primer paso para lograr la estabilidad de la articulación después de una lesión en la parte inferior del cuerpo es evaluar las articulaciones para determinar la resistencia local, el control o los defectos estructurales causados ​​por la lesión.

Su médico o terapeuta verificará la articulación y evaluará la debilidad o déficit en los tejidos blandos (tendones, ligamentos y cartílago). La corrección de estos déficits puede requerir cintas, refuerzos, ejercicios o posiblemente cirugía.

La estabilidad articular se logra a través de ejercicios específicos que se enfocan en el equilibrio, la propiocepción, el rango de movimiento, la flexibilidad, la fuerza y ​​la resistencia. Para recuperarse por completo de una lesión, un atleta debe participar plenamente en su programa de rehabilitación.

Entrenamiento neuromuscular y propiocepción

El entrenamiento neuromuscular y la propiocepción son claves para la estabilidad articular.

  • El control neuromuscular es una respuesta inconsciente a los movimientos articulares que ocurre sin conciencia. Es cómo un corredor se ajusta a un pavimento irregular o cambia su peso para mantenerse equilibrado en pendientes.
  • La propiocepción es la capacidad de sentir la orientación de su cuerpo en el medio ambiente. Le permite mover su cuerpo y responder sin tener que pensar conscientemente dónde se encuentra en el espacio. La información propioceptiva incluye la capacidad de detectar la posición, el movimiento, la dirección, la amplitud y la velocidad de movimiento de la articulación.

En teoría, una articulación que posee un alto nivel de control neuromuscular y un sistema de retroalimentación propioceptiva altamente sensible puede responder adecuadamente a las variaciones en las fuerzas que se le ejercen durante la actividad y disminuir el riesgo de lesiones.

El objetivo de los ejercicios propioceptivos es entrenar a los propioceptores articulares para que se adapten a los estímulos recibidos durante o antes del inicio de un movimiento potencialmente dañino.

Entrenamiento de habilidades

Después de una lesión, un atleta puede necesitar realizar ejercicios específicos para recuperar habilidades deportivas específicas y volver a aprender patrones de movimiento que alguna vez fueron automáticos. A través del entrenamiento de habilidades, un atleta puede mejorar su capacidad para hacer ajustes rápidamente y disminuir el potencial de otra lesión.

La investigación indica que los pacientes que participan en el reentrenamiento neuromuscular después de un esguince de tobillo tienen una mejor activación muscular y una mejor reacción muscular a los cambios en el terreno que aquellos que no realizan tales ejercicios. Los entrenadores han estado utilizando ejercicios neuromusculares para prevenir y rehabilitar las lesiones de LCA.

Ejemplos de ejercicios de rehabilitación para la parte inferior del cuerpo

Los siguientes ejercicios se pueden usar para rehabilitar la extremidad inferior de una lesión. Agregue los ejercicios lentamente durante varias semanas según lo tolerado. Estos ejercicios deben combinarse con un programa apropiado y gradual de rango de movimiento y fortalecimiento.

Siempre debe trabajar con su propio fisioterapeuta para diseñar el mejor programa para su lesión y limitaciones específicas.

  1. Balance de una pierna: Intenta pararte en una pierna durante 10 a 30 segundos.
  2. Equilibrio de una pierna con los ojos cerrados: repita lo anterior con los ojos cerrados.
  3. Balance Board Ball Lanzamiento: mientras se balancea en una tabla de balanceo, balance board o Bosu Ball atrapan y lanzan una pelota medicinal pequeña (5 libras) con un compañero.
  4. Tabla de equilibrio con medias sentadillas: mientras te balanceas en una tabla tambaleante, realiza 10 medias sentadillas lentas y controladas.
  5. Step-Ups: suba a la tabla de equilibrio. Coloque una tabla de equilibrio (o almohada suave o almohadilla de espuma) de 6 a 8 pulgadas más alta que su punto de partida. Intensifica 10 veces.
  6. Bajar escalones: bajar a la tabla de equilibrio. Coloque una tabla de equilibrio (o almohada suave o almohadilla de espuma) de 6 a 8 pulgadas por debajo de su punto de partida. Baja 10 veces.
  7. Pliometría lateral : realice un paso lateral (lateral) hacia abajo y luego hacia arriba.
  8. Saltos de una pierna: salta hacia adelante y concéntrate en "pegar" el aterrizaje.
  9. Saltos puntuales con una sola pierna: Salta de un punto a otro en el piso.
  10. Saltos reactivos puntuales: coloque trozos de cinta numerados en el piso y cuando un compañero grite un número, salte a ese número.