Cómo hacer Siddhasana en yoga

mujer sentada con las piernas cruzadas en pose siddhasana

También conocido como: La pose lograda, pose perfecta

Objetivos: caderas, músculos de la ingle, espalda baja, columna vertebral

Equipo necesario: colchoneta de yoga

Nivel: principiante

Siddhasana , también conocida como la pose realizada o pose perfecta, es una posición de yoga de nivel principiante. El nombre de la pose proviene de dos significados diferentes: Siddha , que significa perfecto o logrado, y Asana , que significa pose.

Practicar Siddhasana puede mejorar su postura , alargar su columna vertebral y abrir sus caderas, pecho y hombros. Como puedes mantener esta postura durante largos períodos de tiempo, también es una posición ideal para meditar. 

También es un excelente ejercicio para aumentar la flexibilidad en las caderas y los músculos de la ingle / muslo interno. El Siddhasana es una de las posturas esenciales que debes agregar a tu línea de yoga o realizar por tu cuenta, especialmente si la meditación y la respiración profunda son parte de tu rutina diaria.

Beneficios

La postura Siddhasana estira las caderas, aductores, rodillas y tobillos. Cuando se hace correctamente, también ayuda a dirigir la energía desde la parte inferior del cuerpo hacia arriba a través de la columna vertebral, lo que resulta en una espalda plana, una postura erguida y una columna vertebral larga. 

Obtendrá la mayoría de los beneficios del Siddhasana si permanece en la posición durante largos períodos de espera mientras practica la respiración profunda. Esto le permite concentrarse en las áreas más estrechas de sus caderas y, mediante una respiración lenta y consciente, abra gradualmente esta área cada vez que realice la pose. 

Practicar Siddhasana regularmente puede ayudar a reducir los niveles de estrés y disminuir los síntomas asociados con la ansiedad. Además, sentarse en una postura meditativa mientras practica la respiración profunda ayuda a tranquilizarlo y fomenta el alivio físico y mental de los estresores diarios de la vida. 

Instrucciones paso a paso

  1. Comience sentándose en el piso con las piernas estiradas frente a usted y las manos a los costados. Para una amortiguación adicional, considera sentarte en una estera o manta de yoga. 
  2. Dobla la rodilla izquierda y acerca el talón izquierdo a tu cuerpo por el área de la ingle. 
  3. Dobla la rodilla derecha y muévela hacia la parte delantera del tobillo izquierdo. 
  4. Desde esta posición, inhale y mientras exhala, levante el pie derecho y colóquelo justo encima del tobillo izquierdo. Lleve el talón derecho hacia el área de la ingle. Este paso debe sentirse cómodo. No lo fuerces. 
  5. Deslice los dedos del pie derecho en el espacio entre los músculos de la pantorrilla izquierda. Esto ayudará a mantener su postura estable. 
  6. Retire las manos de los costados y colóquelas con las palmas hacia abajo sobre las rodillas. Tus rodillas deben tocar el piso. También puede estirar los brazos hacia los lados y descansar la parte posterior de las palmas de las manos o las muñecas sobre las rodillas, de modo que las palmas miren hacia arriba. Si no puede hacer esto o experimenta molestias, use una de las modificaciones hasta que tenga más flexibilidad en sus caderas. 
  7. Siéntate derecho con la mirada hacia adelante. Debe haber una bonita línea recta desde la parte superior de la cabeza hasta el piso. 
  8. Quédese aquí y respire profundamente durante un minuto o más. 

Errores comunes

Cruzando la misma pierna

Para realizar el Siddhasana correctamente, debes cambiar la pierna que cruzas encima cada vez que mantienes esta postura. No es raro que un lado se sienta más flexible que el otro. Por eso es importante alternar las piernas. 

Forzando tus rodillas hacia abajo

Si eres nuevo en esta postura o tienes limitaciones en las caderas o las rodillas, no fuerces las rodillas hacia abajo para acercarte al suelo. Solo baja hasta donde te sientas cómodo. Y si no puede poner las rodillas en una posición cómoda, siéntese en una manta doblada. Esto ayudará a aliviar la presión de las rodillas y las caderas. 

Redondeando la espalda superior e inferior

Tener una postura erguida con una espalda plana y una columna vertebral larga es clave para el éxito de esta postura, especialmente durante largas sesiones de meditación. Si tiene tendencia a redondear la espalda baja, considere sentarse con la espalda plana contra la pared. 

Modificaciones y Variaciones

El Siddhasana es una pose esencial en la mayoría de las secuencias de yoga. Con eso en mente, hay formas de hacerlo más fácil y más desafiante. 

¿Necesitas una modificación?

Si siente molestias en las caderas cuando realiza la postura de Siddhasana o sus caderas están demasiado apretadas para hacer el movimiento, siéntese en una manta doblada, de modo que sus caderas estén por encima del nivel de sus rodillas. Si esto todavía no es una modificación suficiente, considere agregar otra manta o almohada para elevarlo más alto. Para prepararse para esta pose, pruebe la Sukhasana o pose fácil. Esta versión modificada del Siddhasana cambia la ubicación de tus pies, lo que te ayuda a trabajar en la fuerza y ​​la flexibilidad de tus caderas. 

¿Listo para un desafío?

Dado que Siddhasana es una postura de yoga sentada que se usa comúnmente mientras se medita, una forma de hacer que esta postura sea más difícil es mantenerla durante más tiempo. Dicho esto, es importante adoptar un enfoque conservador al mantener la pose durante un período prolongado de tiempo. Comience con pequeños incrementos, como un minuto, y aumente la duración a medida que se acostumbre a la pose. Dado que Siddhasana requiere una postura estricta, también puedes hacer que esta postura sea más desafiante al dirigir tu energía a sentarte alto y alargar tu columna vertebral.

Seguridad y precauciones

La postura de Siddhasana es generalmente segura para la mayoría de los niveles de condición física. Sin embargo, si tiene problemas de rodilla, cadera o ciática, debe evitar este ejercicio. Además, si tiene problemas con los tobillos, asegúrese de prestar atención y abordar cualquier molestia o rango de movimiento limitado al realizar esta pose. Si siente algún dolor, deténgase y considere una de las modificaciones. Acomódese en la postura y evite forzar la posición mientras baja las rodillas al piso. Es normal sentir un estiramiento en el área interna de los muslos, las caderas y la ingle, pero nunca debe sentir dolor. 

Pruébalo

Incorpore este movimiento y otros similares en uno de estos entrenamientos populares: